La diferencia entre pedir y ofrecer disculpas

Es bien sabido que errar es humano (o, por lo menos, es la justificación que nos heredaron los que caminaron antes que nosotros por la Tierra), y es normal que cuando le mostramos “humanidad” a otra persona, el sentimiento de culpa nos genere ansiedad, estrés, comezón y sudoración. Así que si ya presentas esos atléticos síntomas, te recomiendo buscar un buen aderezo para tu orgullo porque lo que sigue es pedir… (¿o será ofrecer?) disculpas.

Empecemos con el hecho de que la RAE ya se ha pronunciado sobre el tema y acepta como frases sinónimas y correctas “pedir disculpas” y “ofrecer disculpas”. Pero como hemos constatado, las  actualizaciones sobre terminología de la RAE son más adaptables al entorno que la ideología política de un diputado recién cambiado de partido. Aprovecho para pedir otro minuto de silencio para el despido injustificado de la tilde en la palabra “solo” que, por cierto, usada en la frase “solo en cines” ya es una burla para el solitario contemporáneo.

Sin dejar de lado a la RAE, nos veremos en la necesidad de usar el sentido común y la lógica para llegar a un acuerdo. Iniciemos con las consideraciones:

  1. Los términos ‘ofrecer’ (presentarse y dar voluntariamente algo) y ‘pedir’ (rogar o demandar a alguien que dé o haga algo) están más próximos a ser antónimos que a ser sinónimos, por lo que anteponerlos a ‘disculpas’, cambia el sentido de lo expresado.
  2. La ‘disculpa’ es la ‘razón que se da o causa que se alega para excusar o purgar una culpa’.
  3. El ‘perdón’ es la ‘remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida, o de una deuda u obligación pendiente’.
  4. La disculpa pretende excusar o justificar un acto propio o de un tercero.
  5. El perdón es solicitar o dar una indulgencia.

Por lo que al decir “te ofrezco una disculpa”, realmente estamos diciendo: te doy una razón para excusar una culpa. Y al decir “te pido una disculpa”, estamos diciendo: te ruego o demando una razón para excusar una culpa.

Valores entendidos, el uso cotidiano y actual de la expresión tiene como finalidad que la persona a la que ofendimos nos perdone sinceramente por nuestro error y no que nos excuse. Así que decir “te pido disculpas” o “te ofrezco disculpas”, independientemente del significado literal, nos remite a una persona arrepentida por su actuar que pretende le quiten la culpa con la que carga.

En mi opinión, lo mejor es simplemente reconocer la culpa y hacérselo saber al ofendido sin exigirle que te perdone, pues eso ya no es asunto tuyo. ¿Qué pensará el ofendido?: “Primero me ofende y ahora me exige perdón. ¡Sáquese!”. Tan sanas e higiénicas las otras lenguas con su mea culpa, excuse me o excusez-moi.

Compartir
Publicado en Blog, De lengua y Etiquetado en , , , .
Deja un comentario

2 comentarios a La diferencia entre pedir y ofrecer disculpas

  1. Martha Tinajero Gutierrez dijo:

    Gracias por retroalimentarme: eso pensaba pero no lo expresaba con claridad.

  2. ¡Gracias a ti por leer y comentar, Martha!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>